sábado, 20 de marzo de 2010

Como moverse en el Combate o Kumite

Para golpear o patear de manera efectiva, es necesario trasladar constantemente el peso de una pierna a otra. Esto implica un perfecto control del equilibrio corporal.
 El equilibrio es el aspecto más importante de la posición "en guardia" Naturalidad significa "facilidad" y "comodidad", así todos los músculos podrán actuar con la mayor velocidad y soltura. Permanece suelto y ligero, evita la tensión y la contracción muscular.
Distingue entre comodidad en la ejecución y comodidad personal. Así, podrás cubrirte y golpear con mayor precisión, velocidad y potencia. A causa de su posición avanzada, tu pie y mano adelantados distribuyen al menos el 80 % de las patadas y golpes de mano (están a medio camino entre el punto de partida y el objetivo).
 Es importante que puedan golpear con potencia y rapidez aisladamente o en combinaciones. También, deben ser reforzadas por una igual precisión del pie y mano atrasados.Antes de que los movimientos puedan tener lugar, debe producirse un cambio en la tensión muscular en ambos lados de las articulaciones que van a moverse. La efectividad de este trabajo muscular conjunto es uno de los factores que determinan los límites de velocidad, resistencia, potencia, agilidad y corrección en las ejecuciones de atletismo.
 En actividades de resistencia, estáticas o lentas, tales como mantener una mano fija en una posición o soportar un peso, los músculos de ambos lados de la articulación actúan con firmeza para fijar el cuerpo como en la carrera o el lanzamiento, los músculos que lindan la articulación se alargan y contraen respectivamente para permitir el movimiento. Todavía hay tensión en ambos lados, pero en el lugar en donde se produce el alargamiento, ésta es reducida considerablemente.
Cualquier exceso de tensión en los músculos que se extiendan actúa como un freno y por ello decelera y debilita la acción. Tal tensión antagónica incrementa el gasto de energía del trabajo muscular, resultando de ello una fatiga prematura. Cuando se lleva a cabo una tarea nueva, que es diferente en intensidad, cantidad, repetición o duración. se debe adoptar un patrón enteramente nuevo de ajustes fisiológico.
 Así, la fatiga experimentada en actividades nuevas no se debe sólo al uso de músculos diferentes, sino que también es debido al efecto de frenado causado por una coordinación impropia.La característica del luchador experto es su facilidad de movimiento, hasta durante el mayor esfuerzo. El novato se caracteriza por su agarrotamiento (excesiva tensión), desperdicio de movimiento y exceso de esfuerzo. Esa rara persona, el "luchador natural" parece estar provisto de la habilidad de llevar a cabo cualquier actividad deportiva, tanto si tiene experiencia en ella como si no, con facilidad. La facilidad es la habilidad de ejecutar la acción con tensión antagónica mínima.
Se encuentra en unos luchadores en mayor medida que en otros, pero todos pueden desarrollarla. El luchador cuyos movimientos parecen torpes, que no encuentra nunca la distancia apropiada, que es siempre "advertido" por el oponente, nunca "adivina" sus intenciones y siempre hace las suyas evidente antes de transformarlas en una acción física, está sufriendo principalmente de una falta de coordinación.
 El luchador bien coordinado lo hace todo suavemente. Parece alejarse y acercarse suavemente con mínimo esfuerzo, despistando al oponente. Usualmente su "timing" es bueno, ya que sus movimientos son tan rítmicos que tienden a establecer el ritmo complementario a los movimientos de sus oponentes, ritmo que puede romper a su favor debido a su propio control muscular. Parece adivinar a su oponente porque, usualmente toma la iniciativa y, a distancia larga, fuerza las reacciones de su oponente.
 Sobre todo, ejecuta sus movimientos con un propósito, más que con una esperanza dudosa, porque tiene confianza en sí mismo.Los músculos no tienen el poder de guiarse a sí mismos, sino que la manera en que actúan y, consecuentemente, la efectividad de su actuación, depende por completo de cómo los guía el sistema nervioso. Así, un movimiento mal ejecutado es el resultado de un impulso nervioso enviado a músculos equivocados, o enviado u fracción de segundo antes o después de lo debido, o enviando en un impropio o con una intensidad escasa.
El movimiento bien ejecutado se debe a que le sistema nervioso ha sido entrenado hasta el punto en que envía impulsos a ciertos músculos haciendo que éstos se contraigan en la fracción de segundo exacta. Al mismo tiempo, se cancelan los impulsos a los músculos antagónicos, permitiendo que éstos se relajen.
Los impulsos apropiadamente coordinados surgen con la intensidad exacta requerida y se paran en la fracción de segundo exacta en que ya no son necesarios.Por lo tanto el desarrollo de la coordinación es un asunto de entrenamiento muscular.
La transición desde un esfuerzo muscular totalmente incoordinador hasta el adiestramiento de la más alta perfección es un proceso de desarrollo o desenvolvimiento de las conexiones del sistema nervioso. Los psicólogos y biólogos nos dicen que los billones de elementos que forman parte del sistema nervioso no están en conexión directa unos con otros, sino que las fibras de una célula nerviosa están entrelazadas con las de las células que la rodean en tan íntima proximidad que los impulsos pueden pasar de unas a otras por un proceso de inducción. El punto o momento en que el impulso pasa de una célula a otra se llama sinapsis. La teoría de la sinapsis explica el porqué de que el niño que mostraba respuestas totalmente incoordinadas ante el estímulo (o vista) de una pelota, llega a ser, eventualmente, un gran futbolista.